Tarifas de luz para pymes: ahorrar en las facturas energéticas de su empresa

Ahorrar energía en las empresas es posible. Alquilar aparatos (como impresoras), utilizar luces LED o aprovechar la luz natural son solo algunas de las medidas que pueden aplicar las compañías para reducir sus facturas de luz y gas. En este artículo te detallamos estas opciones y más, y sobre todo te indicamos la importancia de elegir tarifas de luz adecuadas a nuestras necesidades.

¿Cómo elegir tarifas de luz para Pymes?

Desde Compañías-de-luz.com indican que para elegir tarifas de luz y reducir las facturas, ya sean de Iberdrola, EDP u otras, lo primero es definir las necesidades de la empresa. Por ejemplo, conocer cuáles son las horas centrales de la oficina nos ayudará a decidirnos y contratar una tarifa de discriminación horaria (con diferentes precios del kWh durante el día) o una de precio estable. De esta forma, los expertos de Compañías-de-luz.com comentan que las facturas se reducirán notablemente, porque pagaremos justo por lo que consumimos, ni más ni menos. Otro aspecto que también hay que ver es la potencia eléctrica contratada, es decir, el número de aparatos eléctricos conectados que soporta la instalación. En muchas ocasiones, según afirman desde Compañías-de-luz.com, se contrata una potencia muy elevada que es innecesaria. Si se revisa este término y se reduce podemos ahorrar en cada recibo. Se puede solicitar un cambio de potencia vía online en comercializadoras como Holaluz, EDP, Iberdrola, etc.

Una vez que sabemos qué necesitamos como empresa, podemos conocer los precios que se ofrecen en la actualidad. A través de un comparador de tarifas, los consumidores sabrán qué ofertas se adaptan a ellos y qué empresas ofrecen mejores precios. Tan solo hay que introducir las características del suministro y se generará una lista con los resultados.

Consejos para ahorrar energía en una oficina

A continuación mencionamos varios ejemplos para ahorrar energía en una oficina o edificio. Los gastos de luz y gas se reducirán notablemente.

  • Aprovechar al máximo la luz natural. Contar con grandes ventanales que permitan que la estancia de trabajo se ilumine (pero sin molestar a los ojos de los trabajadores) y que se prescinda de la luz artificial.
  • Utilizar luces LED. No obstante, no siempre se puede utilizar la luz natural. Por ello, es recomendable instalar bombillas LED, puesto que consumen un 80% menos de energía que las tradicionales.
  • Instalar paneles solares. Muchos edificios han optado por instalar en sus azoteas paneles solares y aprovechar la energía que generan para consumirla en las oficinas. Sin duda, es una de las mejores alternativas para reducir la contaminación y ahorrar en las facturas. En este sentido, puedes echar un ojo a este artículo.
  • Aislamiento térmico. Para que el uso de los sistemas de climatización sea eficiente hay que revisar el aislamiento térmico del edificio. Esto quiere decir, eliminar las fugas de temperatura que se producen en ventanas, puertas, fachadas, tejados, suelos, etc.
  • Apagar los aparatos. Se acabó el dejar los ordenadores, las impresoras y otros aparatos en ‘stand by’. Este modo de conexión sigue consumiendo energía y puede llegar a suponer un 5% de la factura. Cuando no se utilicen durante largas horas es mejor apagarlos.

Como verás, algunas de las medidas que hemos comentado se pueden aplicar hoy mismo. Está en nuestras manos reducir el consumo de energía y emitir menos gases contaminantes al planeta.